Revista Pelícano Vol. 1. El asalto de lo impensado
pelicano.ucc.edu.ar Pp. 34 48
Agosto 2015 Córdoba
34
La figura de la Virgen María en la
construcción discursiva del colectivo
disidente
Católicas por el derecho a decidir
(
CDD
)
The figure of the Virgin Mary on the
discursive construction the dissident group
Catholic women for the right to choose
Mónica Susana Moore
1
Universidad Católica de Córdoba
monicasusana_moore@yahoo.com.ar
Modo de citar: Moore, M., S. (2015). La figura
de la Virgen María en la construcción discursiva
del colectivo disidente Católicas por el derecho
a decidir (CDD). Pelícano, 1. Recuperado de
http://pelicano.ucc.edu.ar/ojs/index.php/pel/
article/view/5/3
Resumen
Ya es un hecho que en el interior del
catolicismo, múltiples personas y grupos
realizan profundas modificaciones en la
construcción y vivencia de sus subjetividades.
Diversos catolicismos negocian, se enfrentan
y disputan espacios, develando que el declive de
la hegemonía católica no se reduce a la
disminución de fieles en los templos: es
creciente el número de los que, declarándose
católicos, afirman que pueden serlo aun
sosteniendo posturas contrarias a las
enseñanzas oficiales de la Iglesia.
Un colectivo que expresa esto con particular
visibilidad es el movimiento de Católicas por el
derecho a decidir (CDD). En este artículo se
analizan algunas estrategias desde las cuales se
legitima su disidencia, con especial énfasis en la
deconstrucción discursiva que opera sobre la
imagen de la Virgen María.
Palabras clave: Católicas por el derecho a
decidir, catolicismos disidentes, mujeres,
Virgen María, género, derechos sexuales y
reproductivos, aborto.
1
Doctora en Semiótica (UNC). Docente en Instituto
Lumen Christi, ITEC (Inst. Teológico de Córdoba), Inst.
Sup. de Formación Docente Ntra. Sra. de Fátima y
Universidad Católica de Córdoba.
Abstract
It is already a fact that numerous individuals
and groups of people make radical alterations
to the Catholic Faith depending on their
subjectivities.
Various catholicisms negotiate, face each
other and dispute positions. This process
signals the fact that the decline of the Catholic
hegemony cannot be reduced to the decrease of
believers at church. In fact, there is a growing
number of believers that consider themselves
catholic even though they uphold contrary
beliefs to the official teachings of the Church.
A specific group of people who openly
expresses such feelings is the movement called
Catholics for a Free Choice. In this article, several
strategies used to legitimize these women’s
dissident ideas are analyzed. Special emphasis is
put on the discursive deconstruction that works
on the image of the Virgin Mary.
Keywords: Catholics for a Free Choice,
dissident catholicisms, women, Virgin Mary,
genre, sexual and reproductive rights, abortion.
C
atólicas por el derecho a decidir
en los
nuevos escenarios del catolicismo
Católicas por el derecho a decidir (CDD) nace en
Estados Unidos en 1973 bajo el nombre de
Catholics for a Free Choice con el objetivo de ser
una voz para los miembros de la Iglesia que
creen en un catolicismo liberador, desde el cual
las mujeres pueden decidir de acuerdo a su
libertad de conciencia sobre su sexualidad y
salud reproductiva” (CDD Perú, 2009). En
1996 se crea la Red Latinoamericana de Católicas
por el Derecho a Decidir en Caxandú, Brasil, con la
redacción de una Carta de Principios (CDD
Argentina, s/f); actualmente tiene presencia en
varios países, incluida la Argentina, aunque con
particular peso en México, sobre todo desde
2007, cuando se aprobó en la capital la
despenalización del aborto.
Se trata de un movimiento que abreva en
aportes de la teología de la liberación y de
algunas teologías feministas (Tamayo, 2013),
sosteniendo que la Iglesia no es monolítica, sino
que tiene una rica tradición de pluralidad de
pensamientos. Sus miembros consideran
coherente y compatible con su identidad
católica y feminista la lucha por el acceso a la
Revista Pelícano Vol. 1. El asalto de lo impensado
pelicano.ucc.edu.ar Pp. 34 48
Agosto 2015 Córdoba
35
educación sexual, la anticoncepción, la salud
integral y la despenalización y legalización del
aborto, debiendo darse el debate fuera de los
fundamentalismos y tomando como valor
central a ser rescatado el reconocimiento de la
mujer como agente competente y moralmente
capaz de ejercer su derecho a tomar decisiones.
En síntesis, se presentan a sí mismas como
una organización sin fines de lucro
integrada por personas católicas, que
defiende los derechos humanos de
mujeres y jóvenes, en especial sus
derechos sexuales y sus derechos
reproductivos, incluyendo el acceso al
aborto legal, desde una perspectiva ética,
católica y feminista, en el marco del estado
laico (contratapa de Aldaz y Mejía, 2013).
No es el objetivo aquí analizar ni tomar
posición sobre los argumentos en los que se
apoya este grupo para defender la legalización y
despenalización del aborto, el tema con el que
mayor fuerza se identifica y lo identifican, sino
visualizar las estrategias discursivas desde las
cuales sostiene su legitimidad como grupo
católico que, aunque en este tema tan grave y
caro a la Iglesia Católica es disidente, puede
seguir llamándose así, ya que la principal
objeción que se le hace es que no puede
autodenominarse católico.
CDD, por las ideas que difunde y por el
sólido aparato comunicacional de que dispone,
posee una particular visibilidad pero, en
realidad, es expresión de algo que ya está
dándose en el catolicismo a nivel general, esto
es, el surgimiento de múltiples subjetividades y
modos de vivir un catolicismo “cuentapropista”
(Judd y Mallimaci, 2013, pp. 11-12), desde el
cual se sostiene que se puede ser buen católico
aun asumiendo posturas disidentes respecto a
los postulados tradicionales de la Iglesia
Católica (Esquivel et al., 2013, pp. 173-175). Es
un fenómeno, por otra parte, que viene siendo
advertido hace tiempo a nivel global y
que se manifiesta en una creciente
“desinstitucionalización” de la vivencia religiosa
(Mardones, 1996, pp. 17-24).
Este nuevo escenario es asumido y analizado
por CDD, especialmente a partir de la encuesta
que llevó a cabo en México en 2009 y que
arrojó como principal dato que el 60% de la
población católica no sigue las enseñanzas de la
jerarquía eclesiástica sobre relaciones sexuales
fuera del matrimonio, el uso de condones y
otros métodos anticonceptivos artificiales, el
aborto y la educación sexual. Esta encuesta
reveló, además, que la feligresía católica, en un
alto porcentaje, no está de acuerdo con los
intentos de la Iglesia de influir en las políticas
públicas ni aprueba que sus ministros de culto
ocupen cargos de representación popular, o que
se mezclen lo político y lo religioso (Mejía,
2013, p. 10).
CDD, en este contexto, vendría a ser una
visibilización más explícita e
“institucionalizada” de una pluralidad de
opiniones, prácticas y posicionamientos éticos
que ya son un hecho en el interior mismo del
catolicismo. Considero que es de fundamental
importancia esta consideración si el objetivo es
analizar la producción discursiva de este
colectivo, tarea que ineludiblemente nos
conduce a la pregunta sobre la representatividad
que posee esta entidad en el conjunto de la
“catolicidad”.
El problema del aborto en la dinámica de la
discursividad social. Argumentos y
pasiones
La especial notoriedad que adquiere CDD en
este nuevo contexto nos obliga a prestar
atención al modo en que la temática del aborto
y la disputa por la vida implican una
redefinición del espacio público del catolicismo
a nivel de sus actores, estrategias y discursos,
dinámica que pone en evidencia que las
problemáticas referidas a la sexualidad y la
reproducción son una arena de alta
conflictividad en la que emergen distintas
percepciones de lo social y lo cultural, así como
intereses y disputas de poder respecto a la
resignificación de los valores tradicionales que
representan a la mujer (Peñas Defagó y
Campana, 2011, p. 30).
2
2
En la presentación que hago de la construcción
discursiva de CDD opto por seleccionar discursos
directamente producidos y difundidos por integrantes del
movimiento, en articulación con los aportes de algunos
académicos, convocados por CDD, aunque no
necesariamente sean miembros de la institución. Es el
caso puntual de la obra compilada por Peñas Defagó y
Vaggione, Actores y discursos conservadores en los debates sobre
sexualidad y reproducción en Argentina, bajo el sello editorial
Revista Pelícano Vol. 1. El asalto de lo impensado
pelicano.ucc.edu.ar Pp. 34 48
Agosto 2015 Córdoba
36
Siendo, como se dijo, el tema del aborto la
cuestión más polémica de este movimiento,
podría decirse, tomando las categorías analíticas
de Angenot (2010a, p. 30), que su posición
discursiva contestataria adquiere el carácter de
contradiscurso respecto del discurso hegemónico de
la Iglesia Católica, pero con la particularidad de
que se intenta construir dicho posicionamiento
desde la pertenencia al catolicismo y no fuera
de él disputando un lugar discursivo en su
interior, es decir, resistiéndose a ocupar
márgenes periféricos debido a las ideas por las
que lucha.
Esta pretensión de CDD se advierte, sobre
todo, en el recurso constante a opuestos y en el
despliegue de un discurso predominantemente
agónico, es decir, construido sobre una doble
de CDD. Considero que los esfuerzos editoriales de este
tipo de colectivos, que poseen objetivos tan definidos y
precisos, necesitan priorizar en sus publicaciones la
visibilidad de voces que afianzan, refuerzan o
fundamentan las neas de sentido en las que militan
(como es este caso). Adviértase la aclaración que CDD
hace sobre este libro en la página de sus créditos: “La
presente publicación se realiza en el marco del Proyecto
‘Violencia de género y derechos sexuales y reproductivos:
acciones para fortalecer el acceso a la justicia y respeto a
los derechos humanos de las mujeres argentinas’ llevada
adelante por la Asociación Civil por el Derecho a
Decidir, Argentina en asociación con el Instituto de
Género Derecho y Desarrollo de Rosario, con el
financiamiento de la Unión Europea en la República
Argentina. El contenido de la misma es responsabilidad exclusiva
de Católicas por el Derecho a Decidir Argentina, y en ningún
caso debe considerarse que refleja los puntos de vista de
la Unión Europea” (cursiva mía). Por otra parte, en dicha
convocatoria, todos los autores realizan un análisis crítico
de los posicionamientos contrarios al ideario de CDD, a
los que se engloba bajo el carácter de “conservadores”.
Lo mismo ocurre con la obra encabezada por Vasallo, En
nombre de la vida, en la que se convocan a intelectuales
(entre ellos Vaggione), todos para apuntalar las proclamas
de CDD. La breve recensión que en el sitio web de CDD
Argentina se hace de este libro comienza diciendo: El
objetivo de CCD es contribuir con ‘En nombre de la
vida’ a trabajar por Estados laicos para que las religiones
ocupen su lugar y presten su servicio sin llegar al
avasallamiento de las conciencias ni a la manipulación del
poder político para conservar privilegios. Por todo lo
expuesto es que entiendo que se trata de fuentes que
pueden ser tomadas como parte del entramado
argumentativo de CDD, aunque no sin antes exponer
estas aclaraciones.
estrategia: la demostración de la propia tesis
junto a la refutación o descalificación de una
tesis contraria, poniendo en evidencia sus
supuestas insuficiencias e inconsistencias
(Angenot, 1982, p. 6). En este caso, las tesis
contrarias que se refutan provienen siempre de
la jerarquía eclesiástica. Algunos ejemplos:
-Ante nociones hegemónicas de familia,
sexualidad y reproducción que intentan, según
CDD, limitar la capacidad de decidir de los
individuos, este movimiento defiende la libertad
de conciencia y el derecho a las decisiones libres
de imperativos religiosos (Peñas Defagó y
Campana, 2011, p. 30).
-Contra la concepción mitificada de
maternidad como realidad siempre buena y
garante de virtudes, CDD subraya que los
hechos muestran que no siempre es así:
Las mujeres deseamos ser madres por
varias razones, muchas de ellas positivas,
pero si desmitificamos el ejercicio de la
maternidad podemos reconocer que hay
madres malas, madres crueles, madres
locas, madres irresponsables, madres
indiferentes. ¿De qué sirve entonces
obligar a muchas mujeres a tener hijos que
hubieran deseado abortar? Ya hay
suficientes testimonios como para saber
que los hijos no deseados sufren y,
posteriormente, al reproducir el rechazo
que vivieron, hacen sufrir (Cruz Cárdenas,
2008, p. 1).
-Ante la jerarquía eclesiástica a la que se le
reprocha querer imponer un estereotipo único
de mujer cuyo rol social se reduce a la
maternidad, CDD defiende el derecho al aborto
como instancia que empodera a las mujeres, en
tanto les concede la posibilidad de decidir, y
como una cuestión de derechos humanos que
contribuye a la ampliación de los derechos de
ciudadanía y a la equidad de género (Gudiño
Bessone, 2012, pp. 1-2).
-Ante una Iglesia que consideran defensora
del valor de la vida en abstracto y hasta
“fetichizado”, que no se compromete con vidas
reales y concretas, CDD afirma que la vida
humana es un proceso cultural, situado,
histórico y contextualizado que incluye la
participación de las personas y sus libres
decisiones (Amaro Bautista, 2013), idea que se
Revista Pelícano Vol. 1. El asalto de lo impensado
pelicano.ucc.edu.ar Pp. 34 48
Agosto 2015 Córdoba
37
apuntala permanentemente con testimonios
particulares.
-Frente a una Iglesia a la que atribuyen la
imposición de una verdad única sobre la
sexualidad y la reproducción desde una noción
de maternidad ligada al sacrificio y al dolor, y
que por lo tanto considera al aborto como una
práctica siempre delictiva y criminal en la que se
culpabiliza ante todo a la mujeres, CDD apuesta
a una concepción de la sexualidad que incluye el
goce, el placer y la libertad de decisión sobre el
propio cuerpo (Alanís, 2005a, p. 3).
-En oposición al principio de que la vida
humana es siempre sagrada, CDD advierte que
la misma jerarquía eclesiástica reconoce
excepciones o apreciaciones diferenciales
respecto a la vida, como son la pena de muerte
o la legítima defensa. Desde estas
consideraciones es que CDD plantea que existe
hostilidad hacia la mujer en la afirmación de
que el feto, en toda circunstancia, tiene más
derechos que ella:
En nombre de la vida la cúpula de la
Iglesia católica ha instaurado una jerarquía
entre las vidas humanas, según la cual la
vida del embrión y del feto es superior a la
de la gestante, independientemente de las
circunstancias de la concepción” (Vasallo,
2005a, p. 108).
-Contra la idea de que la doctrina oficial
católica sobre el aborto ha sido siempre
unánime, numerosas publicaciones de CDD
buscan demostrar que no fue así a lo largo de la
historia de la Iglesia, por ejemplo: Hurst, 2004.
-En oposición a los argumentos científicos
que defienden la vida humana desde la
concepción -posicionamiento que se denuncia
como “secularismo estratégico” para ganar
espacios conservadores en el ámbito público
(Vaggione, 2005, p. 153)- CDD plantea la
necesidad de deconstruir el concepto de ciencia.
Ésta, lejos de ser un saber neutro y
“verdadero”, que designa “lo natural” y rotula
objetos, es siempre contingente, histórico y en
constante disputa (Morán Faúndes, 2011, p.
300).
Si bien CDD dice ser portavoz de reclamos y
experiencias con los que se identifican muchas
mujeres católicas, la disidencia que plantea
desde una identidad asumida como católica tan
en contraposición a las enseñanzas oficiales de
la jerarquía de la Iglesia, le exige un discurso
con notas claramente propagandísticas, es decir,
persuasivo, movilizador, audaz, tendiente a
“despertar” y a sacar del letargo o la pasividad a
conciencias que están paralizadas ante lo que se
sostiene como evidente, sobre las cuales es
preciso cumplir una función “detergente”
(liberadora de prejuicios) y una función
“inmunitaria” (proporcionadora de ideas que
protegen de engaños) (Angenot, 2010b, p. 165).
El juego de opuestos en que se basa la
construcción discursiva disidente de CDD no
pocas veces se refiere a la Iglesia Católica de
modo extremista y generalizado, identificándola
con una institución absolutamente
fundamentalista y retrógrada, aliada del poder
económico y político de cada país (Rodigou y
Alanís, 2004). Por ejemplo, en una breve
publicación dominical de divulgación popular
(género discursivo en el que las síntesis apuntan
a cumplir con una función de corte educativo o
“catequístico”), en un recuadro, se resalta con
radicalidad:
Lamentablemente, nuestra institución
eclesial ha visto la sexualidad como un
aspecto de la vida humana intrínsecamente
malo, por lo que ha reafirmado la
virginidad de María para separar a la
nazarena de la condición del resto de las
mujeres, a quienes considera malvadas e
inferiores a los hombres (Cruz rdenas,
2008, p. 3).
La referencia a la Iglesia Católica identificada
con el más recalcitrante fundamentalismo
religioso o la más oscurantista misoginia, parece
ser un recurso necesario para subrayar la
disidencia, la cual muestra estar muy atravesada
también por lo pasional, dimensión que hoy la
semiótica tiende a valorar como realidad
inscripta en el discurso y que es, por tanto,
productora de sentidos (Bertrand, 2000, pp.
225-226).
En el caso específico de CDD el sentimiento
que tiende a visibilizarse en el discurso es el
clamor doloroso e indignado de las mujeres,
milenariamente incomprendidas y sometidas; y
mediante un mecanismo enunciativo en el que
las enunciadoras se apropian de esa experiencia,
se enfatiza con crudeza:
Revista Pelícano Vol. 1. El asalto de lo impensado
pelicano.ucc.edu.ar Pp. 34 48
Agosto 2015 Córdoba
38
En cada una de nosotras habita una
pecadora y es imposible sustraerse a la
malignidad de esta imagen […] Nos
educaron en creer de que gozar es cosa de
putas y que sólo volviéndonos frígidas,
sumisas y sufrientes alcanzaremos la
redención de nuestros pecados” (Alanís,
2005b, p. 2).
Planteos tan contestatarios y apasionados no
pueden no generar reacciones del mismo
carácter. Catholic.net, el sitio web católico de
mayor alcance después del de la Santa Sede, se
hace portavoz de declaraciones que se refieren a
CDD como colectivo constituido por mujeres
que siguen a “corifeas feministas radicales” y a
“los mercenarios de la ONU” que “promueven
la homosexualidad, la pederastia, la pornografía,
la trata de blancas, el turismo del sexo y con
niños, la droga y las mafias”; enfatiza que no
son católicas sino que dicen que lo son “para
ganar adeptos entre los inocentes crédulos de
sus mentiras” financiadas
por las poderosas multinacionales de la
pornografía y de la Cultura de la Muerte,
operación que dirige la Multinacional de la
Masonería diabólica de Satanás, en un
claro ataque de destrucción contra la
Iglesia Católica a la que odia y para
proponer el Nuevo Orden Mundial en el
que no caben ni Dios, ni A ni Yahvé,
sino solo […] el Príncipe de este de
Mundo, es decir, Satanás y su […]
estrategia global masónico diabólica”
(Aciprensa, s/f).
Se afirma, sin más, que se trata de un grupo
que “tiene como objetivo rechazar y
distorsionar la enseñanza católica sobre la
obligación de respetar y proteger la vida
humana nonata e indefensa”; que es,
“prácticamente hablando, un brazo del lobby
proabortista de los Estados Unidos y del
mundo entero”, una clara expresión de
“fanatismo anticatólico” tendiente a “ridiculizar
a la Iglesia”; que “es ofensivo a los católicos
[…] “y a todos los que esperan honestidad y
rectitud en el discurso público” y que, por
tanto, no merece “ningún reconocimiento o
apoyo de parte de ninguna organización
católica" (Conferencia Nacional de Obispos
Católicos de los Estados Unidos, 1993).
Las afirmaciones de rechazo a CDD más
encendidas apelan sobre todo a destacar que el
nombre de católicas es absolutamente
inapropiado y contradictorio; que se trata más
bien de una autodenominación. Son por ello
recurrentes expresiones como éstas: “se
autodenominan católicas”, “autodenominadas
católicas”, “asociación autoproclamada
católica”, “ong falsamente católica”, “dicen que
son católicas pero es para…”, todas tendientes
a colocar en el centro de la desacreditación de
este colectivo la denuncia de la usurpación de la
identidad católica en un nombre que no les
pertenece por derecho propio sino que
confiscan para un uso malicioso e inmoral.
Pero la consideración de que no merecen
llamarse católicas va más allá, puesto que se las
despoja de la condición de creyentes:
Las Católicas por el Derecho a Decidir no
tienen nada de católicas. No son mujeres
de fe, como dicen ser. Solo quieren atacar
a la Iglesia porque en ella ven al mayor
obstáculo para despenalizar el aborto en
todas partes (Aciprensa, 2010).
Queda muy claro, entonces, que para los que
manifiestan abierta oposición a este grupo es
incompatible con la identidad católica la
defensa del aborto. Con ocasión de la elección
del Papa Francisco y ante manifestaciones de
rechazo al nuevo pontífice de parte de algunos
exponentes de CDD, se enfatiza esa idea con
absoluta nitidez:
Vale anotar que este ataque calumnioso,
viniendo de un grupo que promueve el
asesinato de niños en el vientre de sus
madres y por ello usurpa la identidad de
católico, debemos entenderlo como un
elogio para nuestro Papa (Ramos, 2013).
Católicas disidentes pero ¿católicas al fin?
La crispación que suscita este movimiento en
los que denuncian sus actividades como
esencialmente anticatólicas no ha logrado
detenerlo, y hasta podría afirmarse que oficia
más bien de motor y renovada motivación para
las militantes de CDD. Sin embargo, en
repetidas ocasiones se vuelve necesario
justificar con trabajadas reflexiones teóricas su
Revista Pelícano Vol. 1. El asalto de lo impensado
pelicano.ucc.edu.ar Pp. 34 48
Agosto 2015 Córdoba
39
nombre de católicas. ¿Cuáles son los principales
argumentos en los que se basan para legitimar
su identidad de católicas disidentes, pero
católicas al fin?
En un plano más especulativo, merece
destacarse la diferencia que algunos
intelectuales hacen y en la que se apoyan, entre
disidencia y deserción. Ubicándose en la
primera, el posicionamiento crítico que asumen
necesariamente debe desarrollarse en el interior
mismo de la institución en la que pretenden
operar cambios:
A diferencia del desertor, que vacía el
espacio de poder, el disidente reafirma su
pertenencia, aún a costa de arriesgar su
membresía. Pero la disidencia también
implica la articulación de un antagonismo.
El disidente busca romper los consensos
asumidos o impuestos y construir un
pluralismo interno que suspende las
tradiciones religiosas como realidades
homogéneas (Vaggione, 2005, p. 162).
En un plano más pragmático, de
justificaciones que son más bien respuestas al
contexto cultural, dos ideas emergen como
centrales y que cuentan con el soporte de
reflexiones del ámbito académico: la fuerza de
lo religioso para activar el progresismo, y la
necesidad de visibilizar y explicitar aquello que
en la realidad ya es un hecho.
Con respecto a la primera afirmación, si bien
se reconoce que es la religión uno de los
factores más determinantes para el
afianzamiento del patriarcado, se advierte que
ella contiene a la vez un fuerte y muy eficaz
potencial liberador, más aun en tiempos en que
la religiosidad, lejos de apagarse, se ha
revitalizado con la emergencia de individuos
que viven su pertenencia religiosa de manera
más reflexiva y con mayor independencia de las
doctrinas oficiales (Vaggione, 2005, p. 156).
Este factor, además de renovar el interior
mismo de las instituciones religiosas, favorece el
desarrollo público de espacios analíticos y
normativos de crucial importancia para la
democratización de problemas de género y
sexualidad (Vaggione, 2005, p. 158). En esos
debates se vuelve necesaria la presencia de
posturas éticas alternativas con lenguaje
teológico como una manera de desarticular los
fundamentalismos.
Con respecto a la segunda afirmación, CDD
cumpliría la función de “blanquear” una
disidencia ya presente en la praxis de
numerosos católicos, en una operación
“desenmascaradora” particularmente necesaria
en regiones como la latinoamericana,
caracterizadas por un doble discurso que devela
la brecha que existe entre discurso público
(generalmente represivo) y las acciones privadas
(generalmente más permisivas), hipocresía
sistémica que fortalece el status quo.
Las disidencias religiosas, en cambio,
quiebran este sistema de doble discurso y se
atreven a convertir en “decible” aquello que en
la escena social es tabú (Angenot, 2010a, pp.
41-42), puesto que por un lado hacen visible la
forma en que importantes sectores de la
sociedad acomodan su identidad religiosa con
una posición más liberalizada; y por otro lado,
sacan de la esfera de lo privado estas
negociaciones y las inscriben en una dimensión
pública. De este modo, la disidencia religiosa
ofrece discursos contra-doctrinarios que son
útiles para desactivar la pretensión de la
jerarquía católica de representar a todos los
creyentes y de encarnar un discurso moral
homogéneo (Vaggione, 2005, pp. 162-163).
Existe también un argumento de índole
eclesiológica que merecería ser analizado más a
fondo y que oficia de base para la “disidencia
interna” de este colectivo. Es la distinción entre
Iglesia jerárquica e Iglesia Pueblo de Dios como
realidades incompatibles o desencontradas. Así
lo expresa una integrante de CDD al responder
a la pregunta “¿Por qué prefirió quedarse
dentro de la Iglesia Católica cuando las
posiciones de la jerarquía son tan
conservadoras?
Porque ser católica es parte de una
identidad, de una cultura que vamos
conformando desde niñas, con una
identificación con el núcleo central del
cristianismo, que es el amor al prójimo,
que es el valor central del Evangelio de
Jesús. Me quedé como católica sin
sentirme parte de la Iglesia como
institución jerárquica y machista. Me
identifico con la iglesia pueblo de Dios,
tolerante, comprensiva, inclusiva. La
Revista Pelícano Vol. 1. El asalto de lo impensado
pelicano.ucc.edu.ar Pp. 34 48
Agosto 2015 Córdoba
40
mayoría de las personas son católicas por
el derecho a decidir. Nosotras le pusimos
nombre. En privado, la mayoría de las
personas no toman en cuenta las
posiciones fundamentalistas que pretende
imponer la jerarquía católica (Carbajal,
2010).
Finalmente, y como síntesis, se podría decir
que desde su modo particular de considerarse
católicas las militantes de este movimiento
dicen ser mujeres creyentes despojadas de la
resignación que marcó y sigue condicionando a
muchas católicas que no luchan por mejorar la
sociedad porque creen que la vida es un camino
al más allá, un camino que cuanto más doloroso
es, más garantiza la felicidad eterna (Abella,
1965, p. 16).
La disputa por “la verdad” sobre la Virgen
María
Si se tiene en cuenta que CDD sostiene y
justifica una disidencia en el interior mismo de
la “identidad católica” en cuestiones que tienen
que ver, sobre todo, con la sexualidad y la
reproducción, es insoslayable la pregunta sobre
cómo aborda la figura de la Virgen María, qué
recuperación hace de este referente clave en
torno al cual se ha ido construyendo una
“concepción católica” de mujer, virgen, esposa
y madre.
Ante todo advierten que es significativo
tener en cuenta desde qué experiencias e
itinerarios formativos hablan los obispos, en
general, de la mujer. Sostienen que la mayoría
(sobre todo en el caso de México) se formó con
un pensamiento absolutamente clerical, sin
conocer otro mundo durante su formación; es
por ello que cuestionan desde qué lugar y bajo
qué referentes vitales los prelados analizan y
discuten temas como la familia, la educación de
los hijos, las relaciones de pareja o la sexualidad,
cuando crecieron en un mundo masculino, con
la Virgen María como referente de las mujeres y
alejados de sus familias de origen y del mundo
secular (Aldaz y Martínez, 2013, p. 51).
Los obispos hablan en general de las mujeres
como depositarias de un encargo social: “la
mujer” es “la formadora”, “el puntal de la
familia”, el “complemento del hombre”, es
decir, siempre es un sujeto para otros, un sujeto
de servicio, pero nunca un sujeto para
mismo. Esto significa que su valor como sujeto
depende enteramente del cumplimiento de tal
encargo social, y por ello “la mujer” no existe
más que en relación con la institución familiar,
y por supuesto, en condiciones de
subordinación ligadas a la domesticidad. “La
mujer” en estos discursos está completamente
diluida en “la madre” y es solo por su condición
de madre y formadora que es necesario
protegerla (Rodríguez, 2013, pp. 126-127),
puesto que la maternidad es una bendición y
una misión de vida que ennoblece, plenifica a la
mujer y hace a la autenticidad misma de su
identidad (Gudiño Bessone, 2011, p. 2)
Denuncian que los obispos pocas veces
hablan de las mujeres como sujetos concretos,
pues más bien construyen a “la mujer” como
concepto abstracto y totalmente separado de las
condiciones materiales de vida de las mujeres de
carne y hueso. Esta figura, generalizadora y
normativa, abstracta e idealizada, pretende
interpelar continuamente a las mujeres
valiéndose de la imagen de la Virgen María,
baluarte de una cultura católica arraigada y que
configura un cierto tipo de emocionalidad y de
moral sexual supuestamente “femenino”,
(Rodríguez, 2013, p. 126) cuya misión en la vida
es existir para los otros (Aldaz y Mejía, 2013b,
p. 184) y sus disposiciones más características
son la escucha, la acogida, la humildad, la
alabanza y la espera (Vasallo, 2005b, p. 44).
La identidad femenina que deriva de este
culto mariano está atada, lógicamente, a un
concepto de familia central, determinista,
basado en una ley natural que se identifica con
la voluntad divina misma y que se constituye en
verdad absoluta. Tanto el matrimonio como la
familia (nuclear, heterosexual y con hijos)
responden a un plan divino y deben
conformarse según el modelo de la sagrada
familia, presentado como loable y digno de
imitar (Melgar y Lerner, 2013, p. 144). Es en
esta perspectiva que la Iglesia afirma que Cristo
en el seno de María es clave hermenéutica para
comprender e interpretar los derechos del niño
por nacer (Vasallo, 2005b, p. 93).
Es claro, entonces, que para este
movimiento feminista la jerarquía eclesiástica
proyecta su imagen de la feminidad en la figura
de la Virgen María y la erige como garantía de la
Revista Pelícano Vol. 1. El asalto de lo impensado
pelicano.ucc.edu.ar Pp. 34 48
Agosto 2015 Córdoba
41
grandeza femenina, como mártir del dolor, la
entrega y el sacrificio por la vida, y por ello la
queja de CDD: “¿Acaso el culto a la Virgen
Dolorosa, no es la apoteosis masoquista de la
opresión de las mujeres?” (Alanís, 2005b, p. 2).
CDD, sin dudas, toma distancia y critica esta
presentación de la imagen de la Virgen María
porque reconoce en ella la construcción de
mitos sobre la maternidad que son propios de la
imposición de una violencia simbólica que,
buscando conservar las estructuras de poder
patriarcal, contribuyen a la consolidación de
valores fundamentalistas en la promoción del
ideal de una moral única que relega a la mujer a
un estado de subordinación, sacrificio y castigo.
También cuestionan los impactos que tienen
las definiciones dogmáticas referidas a la Virgen
María en la posición oficial católica sobre el
aborto. Particularmente fijan su atención en el
culto a la Inmaculada Concepción de María, en
tanto hecho que influyó en el creciente apoyo
papal a la doctrina de la hominización
inmediata (existe una persona humana desde la
concepción y por eso es inadmisible, en toda
circunstancia, el aborto). Si María recibió la
gracia santificante en el momento de la
concepción significa que tenía un alma, y esto
abrió la puerta a la afirmación de que todos los
seres humanos tienen un alma desde la
concepción. Esta doctrina que, según CDD,
como se dijo, no siempre fue unánime en la
Iglesia, es la que se fue imponiendo “tomada de
la mano” de este dogma mariano (Hurts, 2004,
p. 23).
Pero CDD no se limita a criticar estas
construcciones del patriarcado sino que, como
católicas que afirman ser, se apropian de la
figura de la Virgen María y desde ella operan
una deconstrucción de los mitos que denuncian
haberse elaborado en torno a ella, a la vez que
reconstruyen su imagen para justificar su
postura disidente, especialmente en relación al
aborto.
La idea más importante que rescatan de la
vida de la Virgen María es la de la maternidad
libre y voluntaria. Precisamente bajo la consigna
“María fue consultada para ser Madre de Dios,
elegir ya es derecho de todas. Maternidad libre,
maternidad voluntaria”, nace CDD en México.
Desde su identidad de católicas reconocen
que la devoción mariana es parte de su
espiritualidad y que ella inspira la búsqueda de
un “principio divino femenino” según el cual la
maternidad debe ser siempre una elección libre,
amorosa, que surge del deseo y el compromiso
y no una imposición divina ni un hecho natural
o destino obligado. Estos presupuestos son el
requerimiento de una sociedad democrática que
desmitifica el tener hijos y que conlleva un
reordenamiento jurídico, en el sentido de que
las mujeres deben poder decidir si continuar o
no con su embarazo. (CDD México, 2014, pp.
13-14).
En la serie de videos de dibujos animados de
CDD de México llamada “Catolicadas” se
trabaja también la idea de la elección libre de
María, entre otros temas. Merecen especial
atención los estereotipos que se construyen en
esos cortos, protagonizados por Sor Juana (en
clara alusión a Sor Juana Inés de la Cruz,
baluarte de la causa feminista) y el Padre Beto,
con quien continuamente la religiosa confronta.
Mientras que Sor Juana es presentada como una
religiosa joven, alegre, vivaz, inteligente, que
dialoga directamente con Dios y es poseedora
de argumentos que tienen siempre la última
palabra, el Padre Beto es obeso, semipelado,
gruñón, misógino, homófobo y politiquero; su
iglesia está siempre vacía y oscura, y ante Juana
hace siempre el ridículo.
Como todas las producciones comunicativas
audaces de este movimiento, estos videos
causaron reacciones de fuerte rechazo:
Se titulan ‘Catolicadas’ pero bien podrían
llamarse ‘Mamarrachadas’. Una serie de
videos animados producidos en México,
supuestamente educativos y cuyo
contenido poco tiene de católico
(Beltramo, 2012).
Cualquiera sea el soporte comunicativo al
que CDD apela, es evidente que la defensa de la
autonomía sobre el propio cuerpo encuentra en
la figura de la Virgen María un respaldo y esto
se expresa </