Impacto de la pérdida de peso rápida a largo plazo

CW Castells

Resumen


Sr. Editor: La Nutrición, es una rama de la medicina que atraviesa de manera tangencial a casi todas las especialidades. En el año 1959, Stunkard y Mc Laren aseguraban que una pérdida de peso rápida, se traduciría en un inevitable aumento (rebote) en el corto plazo y desde ese momento, hemos tomado esta afirmación como un dogma, que al parecer deberíamos revisar nuevamente con detenimiento. Al respecto, la prestigiosa revista New England journal of Medicine, incluso eleva a la condición de “mito” o “falsa creencia” la idea de que la disminución moderada de calorías, sea efectiva para la reducción de peso a largo plazo (1). Según una revisión publicada en Obesity Reviews, los descensos de peso bruscos o más agresivos, son seguidos por mejores tasas de mantenimiento a largo plazo (1 o 2 años) por lo que un descenso inicial rápido, léase una dieta más restrictiva con ejercicio al inicio del tratamiento, da mejores resultados, que un descenso gradual y programado (2). Por ejemplo, cuando se hacen dietas estrictas de muy bajas calorías, que rozan el ayuno, es decir de 240Kcal a 800kcal al día, los resultados sobre el mantenimiento a largo plazo son mejores que los que se obtienen con dietas donde se restringe solo un porcentaje menor de las calorías que necesitaría el individuo para mantener su peso actual.

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2017 Methodo

DOI: 10.22529/me

ISSN: 2545-8302

Creative Commons License

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.