Normas contables para empresas pequeñas y medianas

Hugo Carlos Priotto, Martin Ernesto Quadro

Resumen


La información contable se comunica a través de informes contables que, cuando están definidos por las normas contables en cantidad, clase, estructura y contenido, reciben el nombre de estados contables o estados financieros. Estos estados financieros se preparan para mostrar la posición del patrimonio y su capacidad financiera para uso interno y externo después de un periodo de tiempo. La información contable que generan las organizaciones se emite para ayudar a alguien que recibe el nombre de usuario a tomar decisiones. Los diversos usuarios pueden clasificarse en dos grupos, los administradores del ente (usuarios internos) y los terceros ajenos al ente (usuarios externos). Los destinatarios de los estados contables son terceros ajenos al ente, como son los inversores, quienes han aportado los fondos como socios y los prestamistas ya, sea como proveedores de bienes y servicios o de servicios financieros. Estos usuarios externos al ente necesitan que los estados contables le muestren la verdadera situación patrimonial y financiera. Para ello, el emisor debe considerar las disposiciones legales y profesionales para que la medición de los distintos elementos del patrimonio, los resultados y su exposición se realicen según las pautas establecidas. Estos componentes integran lo que se denomina el marco conceptual de los estados contables, principio básico para que la informción contable pueda ser utilizada por distintos usuarios. Para intentar efectuar una caracterización de las pequeñas y medianas empersas se pueden considerar aspectos cuantitativos y cualitativos. Las pequeñas y medianas empresas realizan las mismas operaciones que otros entes, es decir compran, venden, cobran y pagan. En consecuencia la información contable debería tener el mismo tratamiento en cuanto a la medición y su exposición. Si esto no ocurre, uno de los requisitos que destacamos, el de la comparabilidad, no sería posible.Las pequeñas y medianas empresas son entes que tienen en general pocos ingresos, poco personal, etc. y el dueño suele ser el gerente o administrador. Los estados contables tienen como destino probable ser utilizados internamente o externamente por organismos del estado o para solicitar alguna ayuda financiera a entidades financieras. Si las pequeñas y medianas empresas deben tener un tratamiento particular, ¿qué ocurre en el marco conceptual? Se lo debe respetar o se lo debe adaptar, pero no hay que distorsionar la finalidad de los estados financieros públicos que no es otra que facilitar la información de propósito general. Por eso, los estados financieros no pueden confundirse con la información para la dirección ni con la información para las autoridades fiscales. Si analizamos el contexto de las empresas en el país podemos distinguir dos grupos, las que tienen interés público y las que no lo tienen. Las probables alternativas que estimamos se podrían dar en función del camino que se decida seguir son: a. Criterio de normas propias: continuar con las normas actuales, Resolución Técnica 17 de la FACPCE con el anexo A. Habría que analizar si el citado anexo contempla todas las necesidades de las empresas pequeñas y medianas. b. Criterio de normas internacionales: adopción de las Normas Internacionales de Informes Financieros para pequeñas y medianas empresas, con el correspondiente análisis de variables que debe contener. La norma establece el límite de 50 empleados únicamente. Entendemos que se deberían incorporar otras variables adoptando las Normas Internacionales de Informes Financieros completas para las que cotizan en bolsa y las que no califican como pequeñas y medianas empresas.

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.