¿Estamos dispuestos a renunciar a la igualdad?

Luis Alberto Quevedo

Resumen


Explorar la tensión entre la libertad y la igualdad, tal como fueron ideadas
y legadas por la revolución francesa parece ser hoy una tarea tan necesaria
como inevitable en el campo de las ciencias sociales. El mandato
que dejó aquella revolución no funcionó en la mayoría de las experiencias
políticas posteriores y durante el siglo XX y las naciones trataron de
apaciguar los conflictos gestionando la igualdad, a través de las distintas
experiencias del Estado de Bienestar. Pero en el siglo XXI estos conceptos
entran en crisis por la tensión entre los intereses de los desposeídos
frente al de los poderosos hasta volverlos irreconciliables: la dinámica
del capitalismo —dominado por el capital financiero— entra en colisión
con ciertas políticas sociales basadas en principios de equidad que introduce
este modelo de Estado de Bienestar.
En un informe del año 2016 de la UNESCO, la desigualdad vuelve a ponerse
en agenda, ya que puede poner en peligro la sostenibilidad sociedades.
Se desarrollan siete dimensiones de la desigualdad y se las pone
en contexto para explicar su crecimiento. Por esto la Agenda de las Naciones
Unidas adopta los Objetivos para el Desarrollo Sostenible, cuya
finalidad específica es “reducir la desigualdad en y entre los países”, teniendo
en cuenta las particularidades de cada caso.
Algunos de estos temas tienen que ver con la agenda política y económica
que está hoy presente en la Argentina. Luego de la elección de un
nuevo gobierno en el 2015, ya no aparecen políticas de redistribución
del ingreso que no estén ligadas a la teoría del derrame —hecho negado
en el informe de la UNESCO—. Entonces vuelve el interrogante por los 

principios que inspiran a las políticas públicas y la pregunta por la aceptación
de la sociedad de un modelo donde la desigualdad se acentúa. El
marketing político toma un lugar central en la constitución de un nuevo
poder y un nuevo modelo comunicacional y, al mismo tiempo, se produce
un corrimiento del debate económico al cultural, para solidificar un
pacto ideológico que rechace el regreso de cualquier pasado populista.
Se desmantelan así los principios rectores de la tradición liberal y revolucionaria,
vivimos en una posdemocracia, donde se instala la desigualdad
como un valor natural o, al menos, como un principio deseable para
nuestras sociedades.


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Integra el Núcleo Básico de Revistas Científicas Argentinas (CAICYT), y se encuentra indexada en Scielo, Latindex, EBSCO, Dialnet, ERIH PLUS, CIRC y I2OR.

DOI: 10.22529/sp

ISSN impreso: 1669-7405

ISSN en línea: 2408-4182

Av. Armada Argentina 3555 - CP 5017, Córdoba, Argentina.